TARTA DE CERVEZA NEGRA

image

 

Una tarta que me llamaba mucho la atención sobre todo porque todo el mundo que la había probado decía que para nada sabía a cerveza…y yo para eso soy muy especial jijiji, no me gusta nadaaaa la cerveza!! Mira que lo he intentado ajaaja pero como mucho una clarita y muy clarita de limón.

Así pues en la semana de San Patricio…me puse manos a la obra ya que es un postre típico irlandés como la cerveza negra! Ingredientes raros o poco utilizados en repostería y que hacen las delicias de todos los golosos…y llevando chocolate pues ni os cuento!

Eso sí después de probarla con cerveza negra de marca blanca y con la Guiness tengo que reconocer que no hay color, la diferencia de sabor es tremenda! Se ha convertido en una de mis habituales y sé que en casa de algunas de mis amigas también!

Ingredientes para el bizcocho:

  •  250 ml. cerveza Negra Guiness
  • 250 gr. mantequilla a temperatura ambiente.
  • 250 gr. Harina
  • 80 gr. Cacao en polvo sin azúcar Valor
  • 400 gr. Azúcar
  • 150 ml. Nata para montar 35% MG
  • 2 Huevos M
  • Extracto de vainilla
  • 2 Cucharaditas de bicarbonato
  • 1 sobre de gasificante (blanco y lila)
  • Un pechizco de sal

Ingredientes para el glaseado:

  • 250 gr. de queso de untar
  • 300 ml. De Nata para montar 35% MG
  • 150 de azúcar en polvo

Elaboración:

Lo primero que tenemos que hacer es tener la nata para el glaseado bien fría, yo la metí en el congelador un par de horas.

En un cazo pondremos la cerveza y antes de que empiece a hervir introducimos la mantequilla cortada en cubitos para derretirla bien. Reservar y dejar que se temple. En un bol poner todos los ingredientes secos, harina tamizada, bicarbonato, cacao, gasificante y la pizca de sal. En otro bol batimos bien los huevos junto con el azúcar hasta blanquearlos. Añadir la nata y la vainilla. Sin dejar de batir incorporar la mezcla templada de cerveza y mantequilla. Una vez que tengamos todo integrado ir incorporando la mezcla de ingredientes secos poco a poco para que estén mezclados y obtengamos una masa cremosa y homogénea.

Verter en un molde de 18 cm recubierto de papel de horno para facilitar después el sacarlo.

Con el horno precalentado a 180º arriba y abajo o con aire introducir el bizcocho y hornear durante unos 55/60 minutos. Aunque hay que controlar el tiempo pues en cada horno puede tardar unos minutos más o menos. Comprobar con un palillo o aguja que está totalmente cocido por dentro y sacarlo en una rejilla fuera del molde y dejar enfriar totalmente.

Elaboramos el glaseado montando la nata hasta que esté firme. En otro bol mezclamos bien el queso y el azúcar en polvo hasta conseguir una crema suave. Mezclar ambas cremas con una espátula o lengua, aunque se puede hacer con las varillas pero corremos el riesgo de que se baje o corte la nata por exceso de batido.

Es muy importante que esté totalmente frío el bizcocho para ponerle el glaseado pues al tener nata se podría deshacer y no quedaría firme. Se puede cortar por el medio con la ayuda de una lira y rellenar de la crema o sólo por arriba. La combinación de sabores sorprende a mucha gente y es imprescindible ponerle el glaseado para que tenga ese sabor tan especial. No ha sido de mis tartas favoritas pero se deja comer ajajajjaa. En mi casa y a mis amigos sí les ha gustado mucho.

Y ahora a ver qué os parece??

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s